Comité Argentino del Consejo Mundial de Energía (CACME)

Visión del escenario «CACME»

Comité Argentino del Consejo Mundial de Energía (CACME).

Desde CACME se planteó un escenario que tienda al equilibrio, respetando el objetivo fundamental de lograr un balance en el «Trilema Energético» planteado por el Consejo Mundial de Energía (WEC). Los principios del mismo son los siguientes: i) seguridad energética, ii) equidad energética e iii) impacto ambiental.

Sobre esta base, y teniendo en cuenta el marco social y político que en forma constante afectan a nuestro país, proyectamos acceder al top 20 para el año 2040 en el ranking del Índice del Trilema Energético. Con dicho objetivo y ante esta situación planteada, consideramos, se manera similar al ejercicio anterior, que las principales medidas a adoptar, son las siguientes:

  • Diversificar la matriz energética primaria, promover la integración regional y contar con redes y empresas confiables.
  • Precios competitivos que no desalienten la inversión pero que sean accesibles a la mayoría de la población.
  • Énfasis en la eficiencia y ahorro energético y fuerte participación de renovables.
  • Producción de hidrocarburos que ayuden a nivelar la balanza comercial.

El escenario presentado por CACME pretende mostrar un equilibrio entre lo «deseado» y lo «plausible». Teniendo en cuenta la importante presencia de recursos naturales en nuestro país, la necesidad de aumentar la oferta de energía eléctrica, y siendo conscientes de la Transición que debemos atravesar, apoyados en las decisiones y desafíos políticos y sociales que se presenten en cada paso.

Este ambicioso escenario basa sus ideales y fundamentos en la confianza en las políticas a largo plazo planteadas estos últimos 2 años. Considerando que estas políticas se apuntalen sobre un marco institucional, legal y regulatorio que haga posible alcanzar los objetivos fijados. Por otro lado, entendemos que el efecto de estas políticas a largo plazo creará un clima de estabilidad que alentará a los inversores extranjeros, generando así un mercado competitivo a nivel internacional, posibilitando luego el desarrollo a nivel local.

Gestión de la Demanda y Eficiencia Energética:

La curva de demanda de cada escenario es definida por una curva base BAU y es afectada por diversas políticas de eficiencia energética. Según el WEC este es uno de los mayores recursos para disminuir las emisiones de CO2. Por esta razón, se proponen todas las políticas más agresivas posibles siempre y cuando: i) la inversión necesaria y el ahorro en el consumo lo permita y ii) la política sea considerada plausible.

  • Recambio de calefones a calefones sin piloto: Reemplazo al año 2040 del 100% de los Calefones Totales. Reducción equivalente en gas natural (D). Se considera que se puede impulsar como se hizo con las heladeras y aires acondicionados (con estándares mínimos de EE). Esta medida es especialmente valiosa en su relación costo beneficio, por eso se eligió la mayor penetración.
  • Agua caliente sanitaria en base a energía solar térmica: Con política de fomento. 50.000 calefones por año (B). Si bien es considerado beneficioso, no se cree que la tasa de penetración puede ser mucha más alta con zonas como el sur del país donde el repago es más largo.
  • Mejoras en la envolvente térmica. Tanto en Residenciales como en Comercial y Público: Política de fomento. Anualmente, el 1% de los edificios mejora en un 50% su aislación (C). Esto es algo que se puede impulsar desde el etiquetado de viviendas u otras medidas como mejora de tasas de hipotecas, etc. El problema de la medida pasa más por su medición que por el desarrollo de estrategias para su desarrollo.
  • Cambio en modos de calefacción – Gas natural por bombas de Calor: Política de fomento. Al año 2040 un 40% de hogares cambia su modo de calefacción (C). Esta estrategia es solo posible si se idean instrumentos para el reemplazo por rotura de equipos poco eficientes por equipos más eficientes.
  • Autos eléctricos: Política de fomento, 20% de autos eléctricos al 2040 (B). Se considera esencial, pero se estima un escenario de penetración más lento que en Europa. Esto se debe a las redes eléctricas argentinas (infraestructura); las distancias a recorrer no son las mismas (son mucho más largas) y el tema de los costos de mantenimiento (y baterías).
  • Colectivos urbanos eléctricos: Política de fomento, 100% de buses eléctricos al 2040 (C). Sucede algo similar al caso de los autos eléctricos, aunque en una escala mucho menor.
  • Además, se consideraron positivas las siguientes medidas:
    • Heladeras: Aplicación del Programa de Eficiencia Energética
    • Alumbrado Público: Programa de Recambio de Lámparas LED
    • Motores Eléctricos en Industria
    • Iluminación residencial: Recambio de Lámparas LED
    • Sistemas de Gestión de Energía en Empresas energético-intensivas

Matriz Eléctrica (Parque actual y proyectos a futuro):

Se considera que la diversificación de la matriz eléctrica es el aspecto clave en esta temática para tener una matriz sostenible ambientalmente, eficiente, de bajo coste y de alta resiliencia.

Renovables no Convencionales:

  • Se utilizan los siguientes objetivos y benchmarks:
    • El MINEM tiene fijado un objetivo de 20% de renovables no convencionales de capacidad instalada al 2025.
    • La capacidad instalada actual de renovables no convencionales de los países europeos está en 19% en el Reino Unido, 26% en Alemania y hay casos de un 60% como en Dinamarca (Fuente: World Energy Council).
    • En Latinoamérica, Uruguay tiene un 17% y Brasil o Chile un 10% (Fuente: World Energy Council).
  • Al comienzo de este escenario la Argentina tiene un 2% de renovables no convencionales.
  • Si bien diversas tecnologías son tenidas en cuenta las más elegidas son la energía eólica y la solar (distribuida o no). En menor medida: geotermia y biomasa.

Centrales Térmicas:

  • Se moderniza el parque de generación térmica al instalar Ciclos Combinados.
  • Se eliminan los combustibles líquidos en TV y CC (incluyendo biocombustibles) para el 2025. El gas es un combustible más limpio que el petróleo y el carbón por unidad calórica y es considerado por el WEC clave para transición energética.
  • Se dan de baja todos los equipos a gas con una eficiencia menor a 35% y con más de 20 años de servicio.
  • Se eliminan los equipos a diesel y no se agregan nuevos.

Centrales Hidroeléctricas y Nuclear:

  • Se propone continuar aumentando el parque nuclear e hidroeléctrico.
  • En el caso de la energía nuclear, que los valores son mucho menores, se intenta siempre tener un proyecto en marcha para mantener los equipos técnicos activos.

Resultados Finales:

  • Con respecto a renovables no convencionales se propone alcanzar el objetivo del MINEM para el 2025 y tener un tercio renovables no convencionales para el 2040.
  • El resto de la matriz eléctrica estaría compuesto por un tercio de energía térmica y casi un tercio por energía hidroeléctrica Por último, se mantienen los valores actuales de 5% de energía nuclear.
  • Se mantiene un margen de reserva mayor a 20% en todo el ejercicio.
  • Los 4 grupos (Renovables, Térmicas, Hidroeléctrica y Nuclear) tiene aumentos en su capacidad instalada en valores absolutos entre fecha actual y el 2040.

Producción de Gas:

Las fuentes para el aprovisionamiento de gas consideradas tienen la siguiente prioridad: reservorios convencionales, reservorios no convencionales (tight y shale gas), importación de Bolivia y finalmente importación de GNL. No se contempla la incorporación de biogás.

Se concuerda con la suposición que la producción de gas convencional es declinante y no se considera probable un descubrimiento de tal magnitud que pudiera modificar esta tendencia. La producción de gas propuesta se basa en el pronóstico del IAPG de actividad deseable o esperada. En este escenario se alcanza a la demanda en el año 2029 para luego convertirse en exportadores netos, si bien se exporta en verano, pero se importa en menor medida en invierno.

La importación de gas de Bolivia se incrementa hasta un máximo en los años 2023 y 2024, a partir del cual comienza a reducirse hasta hacerse cero en 2029. En el año 2023 se eliminan las importaciones de GNL, no siendo necesario ampliar capacidad de las instalaciones de recepción respecto de las existentes en la actualidad.

Producción de Petróleo:

La producción de petróleo convencional declina a razón de 3% por año y no se considera como probable un descubrimiento de tal magnitud que pudiera modificar significativamente la declinación definida.

El petróleo no convencional se considera incorporado a partir del año y alcanza un volumen de casi 23 MMm3/año en el año 2040. Mayores volúmenes bien serían factibles, limitaciones logísticas de magnitud lo hacen poco plausible. Con las producciones estimadas, se elimina la importación en el año 2029, quedando a partir de ese mismo un pequeño saldo exportable. Se consideran dos ampliaciones de refinería de 8 kbpd cada una, que son representativas de los pequeños proyectos de ampliación que están actualmente en etapas de ingeniería en las refinerías existentes.

Porventaje de biocombustibles:

El WEC considera a los biocombustibles como una fuente de transición, similar al caso de gas. Si bien es clave que aumente su proporción para reducir las emisiones de CO2 equivalente, no se lo trata como una solución final. Los cortes elegidos son:

  • Bioetanol: 10,3% actual y 17% a partir del 2030.
  • Biodiesel: 8,7% actual y 15% a partir del 2030
  • Biodiesel Centrales Eléctricas y Bio Oil: 0% durante todo el modelo.

Los cortes elegidos se basan en números muy similares a los del escenario del MINEM al 2030. El crecimiento de estos cortes se realiza de forma gradual.

Volver a Escenarios